Demandas fisiológicas del pole sport

Por: Andrea Ávila


El pole sport se percibe actualmente como una actividad física de tipo recreativo que ha aumentado su popularidad desde la primera década del siglo, su crecimiento no solo se ha desarrollado en el campo recreativo sino también en el competitivo. Sin embargo, hasta hace muy poco, los efectos fisiológicos de esta actividad eran desconocidos, pues el interés científico se centraba más en estudios psicológicos y sociológicos.


En el año 2019, la doctora Johanna Nicholas de la Escuela de Ciencias Humanas en la Universidad de Western Australia publicó el primer estudio referente a la fisiología del pole dance, en el cual reunión a 14 practicantes de nivel avanzado y realizó una medición del gasto energético que una clase de pole dance generaba (1).


Los resultados mostraron un gasto energético de aproximadamente 280 calorías para una sesión de una hora que incluía calentamiento, entrenamiento en técnica y baile y un enfriamiento corto. Adicionalmente, se realizaron mediciones de la frecuencia cardiaca y otros parámetros fisiológicos que le permitieron concluir que una clase de pole dance puede ser considerada como un esfuerzo físico de intensidad media.


De acuerdo con recomendaciones internacionales, para obtener beneficios en salud, se requiere realizar al menos 150 minutos de actividad física de tres a cinco días por semana de intensidad moderada o alta, por lo cual, se podría afirmar que practicar pole dance por lo menos tres veces por semana protegerá contra el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles como hipertensión arterial, enfermedades del corazón y niveles altos de colesterol.


Mucha información hace falta por conocer dentro del pole sport, pero a medida que su práctica aumenta, el interés de la comunidad científica lo hace también, así que afortunadamente, podremos contar con mucha más información en un futuro cercano.

Referencias


1. Nicholas JC, McDonald KA, Peeling P, Jackson B, Dimmock JA, Alderson JA, et al. Pole Dancing for Fitness: The Physiological and Metabolic Demand of a 60-Minute Class. The Journal of Strength & Conditioning Research. 2019;33(10):2704-10.

Sobre la autora: Andrea es médico especialista en medicina del deporte y con doctorado en ciencias bio-médicas, docente del posgrado de medicina del deporte de la Universidad El Bosque y la Universidad Nacional y lleva mas de 5 años practicando pole.

Los contenidos son completa responsabilidad del autor y no representan las opiniones ni el pensamiento de la Federación Colombiana de Pole Sport.